Diario del Tricampus, día 2: ¡Da comienzo la fiesta... empieza el Tricampus!

 

¡Y llego el lunes y con él da comienzo la fiesta! Distribuidos en dos habitaciones de literas, la noche transcurrió con muy buena nota, a pesar de ser su primera pernoctación como equipo fuera de casa. Excelente comportamiento de todos avivado por él sentido de la responsabilidad que los más mayores mostraron a los más jóvenes los cuales tomaron buen ejemplo. 

La alborada se deja entrever con los primeros rayos de sol que, sin prisa, van inundando de tonos anaranjados primero y azulados después el horizonte montañoso que rodea nuestra ubicación. Da comienzo un nuevo día, sin duda, uno de los más especiales: el primer día del Tricampus.  

¡Sorprendentemente!, y a pesar de las horas intempestivas a las que se acostaron, la actividad comienza temprano, quizás por ser el primer día o por la curiosidad de descubrir como va a transcurrir la jornada, los más jóvenes empiezan a subir y bajar escaleras a las 7:00h. Al poco rato el efecto dominó de tan  pronta y enérgica actividad matutina se evidencia en el resto del grupo que optan por bajar (las habitaciones están en el piso superior) a desayunar un poco antes de lo previsto. 

La previsión meteorológica era buena, a pesar de que en las primeras horas del día, siendo como es agosto, la temperatura era más fresca de lo habitual. Situación que se agradece, ya que permite  activar el cuerpo y como consecuencia procesar mucho mejor los nutrientes que se han de ingerir durante el desayuno. No hay previsión de temperaturas excesivamente elevadas y mucho menos de lluvia para la jornada de hoy.

09:00 h: A desayunar. Afrontamos el desayuno sin novedad, con apetito y puntualidad por parte de todo el grupo. El equipo asignado en ese turno se pone a trabajar realizando su trabajo impecablemente, dando paso al comedor a sus compañeros. El ambiente reinante en el comedor generaba una energía positiva que invitada a participar activamente de esta primera jornada. 


10:00 h:

Hora de entrenar. Todo el grupo queda convocado con el material ya indicado previamente en el comedor. Se ordenan los participantes en dos subgrupos según la edad. El entrenamiento de hoy consiste en unas duras transiciones (duras por la orografía del terreno). Primero natación  y después carrera a pie en cuestas. Completando  así el grupo más joven 1000 m de natación y 2000 m de carrera a pie en subida y el grupo de los mayores, 2000 m de natación y 3000 m de carrera a pie en subida. ¡Buen entrenamiento y excelente predisposición de todas y todos para realizarlo!

13:00 h: Finaliza el entrenamiento. Es momento para evadirse y recuperar fuerzas. Algunos optan por relajarse en la piscina mientras otros prefieren, tras el aseo personal, comentar las anécdotas de la mañana., todo ello en el amplio jardín donde además de la piscina también hay una magnifica arboleda.

14:00h: A comer. Quince minutos antes, el equipo de trabajo de este turno se encarga de prepararlo todo. Hay apetito y como consecuencia prisa por entrar al comedor. No teníamos ninguna duda que la primera sesión de entrenamiento iba a convertir a nuestras y nuestros jóvenes triatletas en auténticos "carpantas", solo había que ver como dejaron de limpias las bandejas y los platos que contenían las raciones del almuerzo.  


16:00h: Descanso y tiempo de ocio. El entrenamiento se deja notar. Teniendo en cuenta que aún quedan cinco días y un triatlón social por delante, lo mejor es no apretar excesivamente las tuercas en estos primeros compases del campus, estamos en agosto y también hay que aprovechar para descansar en la piscina o divertirse con los juegos que el albergue pone a nuestra  disposición como es el ping pong, las palas de playa o de dos buenas hamacas colgantes, estas últimas son gentileza de Maria y Sergiy dos padres que nos acompañan y que son de una inestimabe gran ayuda. La sobremesa transcurrió distendida y con alguna que otra siesta.

18:00h: A merendar. Llegó la hora del tentempié, hay que reponer las energías que, especialmente los más jóvenes siguen consumiendo incansablemente a pesar de haber entrenado y no haber parado quietos ni un instante. Sin lugar a dudas la novedad del primero día los mantiene hiperactivos y  ¡no lo dudaron!, acudieron raudos a la voz de... a merendarrrrr, como podéis imaginar no dejaron ni una onza de chocolate y  menos aún una migaja de coca.


19:30h: Taller practico de ciclismo. Iniciamos el primero de los dos talleres programados para este Tricampus enfocado a como reparar un pinchazo. Algo que, a simple vista parece muy sencillo de solucionar pero que entre nuestra juvenil audiencia de triatletas nadie sabe como hacerlo, complicándose aún más cuando la rueda pinchada es la de atrás, siendo en buena culpables de ello sus padres o madres que terminan convirtiéndose de por vida en sus mecánicos.  Centrándonos propiamente en el taller,  hacemos mucho hincapié en que además de ser cuidadosos con todo el material que se emplea para la práctica del triatlón, deben serlo también con el cuidado y mantenimiento de sus bicicletas, vehículo sin el cual no podrían practicar este deporte, llevar siempre consigo un kit básico de reparación con el que poder subsanar esta incidencia mecánica sobre la marcha.  Tras responder preguntas y resolver algunas dudas, pusimos punto y final al taller. Aludir en beneficio de esta actividad formativa, que en los días venideros de esta estancia deportiva, para más de una y uno el taller resulto ser muy práctico ya que en el transcurso de los entrenamientos de ciclismo en ruta más de uno tuvo que poner en practica lo relatado y demostrado en la formación.  

20:30h: La Cena. Nuevamente, el equipo responsable del turno de la cena se puso manos a la obra para tenerlo todo a punto a la hora prevista. Hay apetito, y a pesar de que el menú no es del agrado de todas y de todos, así lo pudimos observar con algunas paneras en las que las rebanadas de pan no duraban de un minuto. Estrella la cocinera, pone solución a los que atisbaban que su "delicado paladar" solo les permitiría cenar pan con aceite. ¡Suerte de tuvieron de Estrella y las otras cocineras!  

La cena transcurrió entre risas y aireadas conversaciones en las que se detallan los excitantes momentos vividos incluyendo la dura primera sesión de entrenamiento. 


Antes de poner el punto final al día, dimos paso a un momento muy especial que marco todas las noches de este Tricampus. Agrupados en jardín con el embalse a nuestros pies, dimos paso diversos juegos propuestos por el grupo, actuando de “puente” entre la hora de la cena y la hora de acostarse. Fueron veladas nocturnas, divertidas y distendidas en las que además de jugar los participantes pudieron relacionarse entre ellos independientemente de la edad. Todo ello bajo un espectacular manto de estrellas en un escenario sin contaminación lumínica y certificada como destino Startlight

Muy buen ambiente, compromiso y mucho compañerismo sería la mejor manera de resumir este primer día del Tricampus 2021. ¡La semana promete!

(continuará...)   


  







Comentarios