martes, 6 de agosto de 2019

ENTRENAR LA CONSTANCIA Y LA FUERZA DE VOLUNTAD: EL ENTRENAMIENTO QUE MÁS SUMA


Se define la constancia como la actitud que nos conduce a llevar a cabo lo necesario para alcanzar las metas que nos hemos propuesto, pese a dificultades o a la disminución de la motivación personal por el tiempo transcurrido. La constancia sustenta el trabajo, es la fuerza de voluntad y en el esfuerzo continuo para llegar a la meta propuesta. Y es en el deporte como en la vida que ser constante es la virtud que marca la diferencia.

Así dan buena muestra de ello nuestras y nuestros futuros triatletas. Aquellos alumnos que son constantes y evitan saltarse los entrenamientos salvo en circunstancias concretas e inevitables como son los estudios, estos siempre han de ser la máxima prioridad para ellos o compromisos familiares que no pueden eludirse, comprueban en si mismos como cada día que entrenan a pesar de no tener ganas suma, su estado de forma física es cada vez mejor ganando en resistencia y potencia, mejoran su técnica en cada especialidad deportiva y ganan en autoconfianza y seguridad en si si mismo. Por el contrario, aquellos que encuentran la mínima excusa para no asistir, terminan dejándolo bien porque nunca han estado motivados para hacer deporte o bien por falta de interés y constancia de las personas que están al cargo de ellos. Es ahí donde radica la gran diferencia entre los que a fecha de hoy entrenan y suman, y los que se han quedado por el camino a pesar de tener buenas aptitudes para el deporte pero la falta de actitud es la que los deja fuera del juego de la vida que por cierto es cada vez mucho más competitiva: la constancia, el desarrollo personal y el valor del sacrificio.  

En la escuela de triatlon del Vilarenc Aqua no únicamente enseñamos y entrenamos a nadar correr o montar en bicicleta, sino también a sufrir, ser constante y a valorar que cada momento suma para conseguir cualquier reto o sueño en la vida. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario